La contingencia sanitaria es, sin duda, un evento que ha venido a cambiar de manera sustancial nuestros planes para 2020. Incluso, hay memes al respecto que seguramente has visto.

Si tu boda estaba planeada para estas fechas, seguramente has sentido la frustración de tener que aplazar el evento con todo lo que ello conlleva.


Si estás en la etapa de planeación, probablemente has tenido que hacer los ajustes pertinentes y en algunos casos, considerar otras opciones. Hay novios que han elegido planear una ceremonia más pequeña de lo que originalmente tenían pensado, buscando evitar la aglomeración de un gran número de invitados. Aunque no lo creas, también tiene ventajas.

Una celebración pequeña es más íntima y te da oportunidad de convivir más con tus invitados, haciendo que todos participen de una manera más activa en tu evento. Por otro lado, una ceremonia que involucra un menor número de personas, abre un abanico de opciones en cuanto a lugares, y te da la oportunidad de elegir un destino menos común. Por último, otra ventaja de una boda más íntima es que en vez de organizarla en un día, puedes planear con tus invitados una escapada de fin de semana que incluya actividades en grupo, quedarse todos en el mismo hotel, una cena o comida especial, etc.

Independientemente de lo que decidas, lo importante es que disfrutes del proceso y sepas que, a pesar de la incertidumbre que la situación actual supone, cuando llegue el día más especial todo saldrá perfecto y lo vivirás a tope con tu pareja.

Con respecto a las invitaciones, déjanos apoyarte con una opción a tu medida. Más allá del número de invitaciones para tu boda, lo importante es que cada una sea especial y esté llena de detalles que generen expectativa y emoción máxima para compartir tu día contigo y tu pareja.